BENEMÉRITA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE PUEBLA

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS SOCIALES

DERECHO ELECTORAL

MATERIA: COMPUTACION

SECCION: 003

DELITOS ELECTORALES

PROFESOR: LUIS MISAEL FLORES OLMOS

ALUMNA: BEATRIZ YAPIA JIMENEZ

MATRICULA: 200810856

FECHA DE ENTREGA: 28/06/2010

Contenido

INTRODUCCIÓN.. 3

EL DELITO.. 4

DELITO ELECTORAL. 4

ANTECEDENTES DE LOS DELITOS ELECTORALES. 5

PROCESO ELECTORAL. 7

QUE ES EL VOTO.. 7

CARACTERÍSTICAS DEL VOTO.. 7

DEFINICIONES A CONCEPTOS  EN RELACIÓN A LOS DELITOS ELECTORALES. 8

DELITOS EN PARTICULAR. 8

DELITOS COMETIDOS POR CUALQUIER CIUDADANO.. 8

DELITOS COMETIDOS POR FUNCIONARIOS ELECTORALES. 10

DELITOS COMETIDOS POR CANDIDATOS O FUNCIONARIOS PARTIDISTAS. 10

DELITOS COMETIDOS POR SERVIDORES PUBLICOS. 11

JURISPRUDENCIA Y TESIS AISLADAS EN MATERIA DE DELITOSELECTORALES. 11

CONCLUCION.. 17

BIBLIOGRAFIA.. 18

 

 

INTRODUCCIÓN

E

n el siguiente trabajo se pretenden plasmar los diferentes delitos en materia electoral que pueden ser cometidos por los partidos políticos, ciudadanos funcionarios electorales y servidores públicos.

Primero comenzaremos dando como introducción una definición de delito para poder continuar con la definición de delito electoral y enseguida mencionar los diferentes delitos electorales.

Así también mencionaremos la institución encargada de atender este tipo de delitos.

 

EL DELITO
Definición legal del Delito: de acuerdo con el artículo 7° del Código Penal del Estado, "el Delito es el acto u omisión que sancionan las leyes penales".
La palabra "delito", deriva del supino delictum del verbo delinquere, a su vez compuesto de linquere, dejar y el prefijo de, en la connotación peyorativa, se toma como linquere viam o rectam viam: dejar o abandonar el buen camino".
Para González Quintanilla, el Delito "es un comportamiento típico, antijurídico y culpable".
Para Ignacio Villalobos, el Delito "es un acto humano típicamente antijurídico y culpable".
Para Rafael de Pina Vara, el Delito "es un acto u omisión constitutivo de una infracción de la ley penal" .
Como se puede observar de las definiciones anteriormente citadas, se hace abstracción de la imputabilidad, ya que ésta implica la capacidad de ser sujeto activo del delito, o sea, no es un comportamiento propio del delito. La imputabilidad no es mencionada, por tratarse de una referencia al delincuente, no al delito. La imputabilidad como concepto penal se reduce a la capacidad de ser activo del delito, con dos referencias: a) un dato de orden objetivo, constituido por la mayoría de edad dentro del derecho penal, que puede o no coincidir con la mayoría de edad civil o política y; b) un dato de orden subjetivo, el que expresado en sentido llano se reduce a la normalidad mental, normalidad que comprende la capacidad de querer y comprender "el significado de la acción".

DELITO ELECTORAL

La legislación de los diferentes países han sancionado normativas específicas en materia de delitos electorales. De ellas se deduce que el bien jurídico protegido, que los delitos electorales tipificados procuran tutelar y resguardar, comprende la integridad y el correcto funcionamiento de las instituciones democráticas y republicanas.

Se define como delitos electorales a las conductas descriptas y sancionadas por cada legislación en la materia, calificadas como tales porque lesionan o ponen en peligro la función electoral federal y las instituciones democráticas y republicanas de representación política.

Se prevé, generalmente, que los delitos pueden ser cometidos por cualquier persona, funcionarios electorales, funcionarios partidistas, servidores públicos y representantes electos.

Los delitos electorales se tipificaron de tal manera que solo se sancionan cuando su comisión es dolosa.

La legislación que reprime los delitos electorales busca preservar_

El derecho al voto.

El correcto funcionamiento de la función electoral.

Que los partidos políticos y los candidatos respeten la voluntad popular.

Las condiciones legales a que se debe ajustar la contienda electoral.

La confiabilidad en los registros de las personas y los padrones electorales.

El principio de certeza y la consecuente confiabilidad en los documentos públicos

ANTECEDENTES DE LOS DELITOS ELECTORALES

 

Los romanos expidieron la Lex Julio de Ambitu para reprimir el empleo de medio ilícitos en la obtención de funciones públicas.

Los griegos, antes impusieron la pena de muerte, al ciudadano que votaba dos veces, también se castigaba así a quien vendía o compraba el voto.

Con el tiempo aparece en el Derecho Universal, el "BROGLIO" que se refirió al fraude electoral y a la compra de votos.

Así se llega al Derecho Francés de la revolución, que en el Código Brumario IV en sus Artículos 616 y 617 preveía las severas penas para los actos de violencia contra la libertad de sufragio aunque no se refirió al fraude electoral, que daña la legalidad y sinceridad del voto.

El Código penal Francés de 1810 refirió res formas específicas de suplantar la voluntad popular: la violencia misma o coerción, la corrupción y el fraude electoral. Encontramos el tutelaje de tres bienes en esta regulación jurídica, fundamentales al Derecho Electoral: la libertad de sufragio, que se con el uso de la fuerza, la honestidad del proceso electoral, que se afecta con la corrupción y la sinceridad del sufragio universal que es dañado por el fraude electoral.

Esta tendencia continúa protegiéndose a cabalidad la universalidad del sufragio hasta las leyes francesas de 1849 y 1852.

Clara deducción resulta que las legislaciones sobre "delitos electorales" tienen por objeto reprimir actos que atenten contra el secreto, la universidad, la obligatoriedad o la individualidad del sufragio incluso hay quienes ven a los delitos electorales como un ataque al Estado en su seguridad interior, cuando en realidad estos ilícitos dañan al estado en sus función de organizador de los procesos, afectando la voluntad soberana del pueblo.

La tendencia de la codificación ha transitado por códigos penales latinoamericanos como el nuestro "delitos contra la voluntad popular", el mejicano "delitos electorales", el colombiano y ecuatoriano " delitos del sufragio" u algunos precedentes argentinos " delitos de la libertad política".

René González de la Vega", expresa que " El Código Penal francés de 1810 refirió tres formas específicas de suplantar la voluntad popular: la violencia misma o coerción, la corrupción y el fraude electoral. Una deducción clara de estos empeños de la humanidad, es que las legislaciones sobre delitos electorales tiene por objeto reprimir los actos que atenten contra el secreto, la universalidad, la obligatoriedad o la individualidad del sujeto, el delincuente electoral, en su intención no está el cambio social, sino tan sólo la subversión de la voluntad popular, representada en la emisión del sufragio y el proceso electoral".

PROCESO ELECTORAL
El procesos electoral deberá entenderse como el conjunto de actos ordenados por la Constitución Federal, la Constitución Local y el Código de Instituciones y Procesos Electorales, realizados por las autoridades electorales, los ciudadanos y los partidos políticos de manera corresponsable, en ejercicio de organizar las elecciones para hacer posible la renovación periódica y pacífica de los integrantes de los Poderes Legislativo, Ejecutivo y miembros de los Ayuntamientos.

El proceso electoral comprende tres etapas: la preparación de las elecciones, la jornada electoral y resultados y declaración de validez de las elecciones de diputados, gobernador y miembros de ayuntamientos.

QUE ES EL VOTO

Opinión expresada en una asamblea o elección para aprobar o rechazar una medida o elegir a una persona o partido

CARACTERÍSTICAS DEL VOTO
La Constitución establece que los mexicanos decidimos, con nuestro voto, quiénes serán nuestros gobernantes y representantes.

Universal.- Porque todos los ciudadanos mayores de 18 años, que tengan un modo honesto de vivir, tienen derecho a votar en las elecciones constitucionales.
Libre.-Porque se ha de emitir de acuerdo a la preferencia que cada ciudadano tengan respecto de un partido político, de un candidato.
Secreto.-Porque cada ciudadano tiene derecho de votar sin ser observado cuando marque la boleta electoral.
Directo.- Porque la elección la hacen los ciudadanos sin intermediario de ninguna especie.
Personal.- Porque ciudadanos deben emitir el voto por sí mismo y sin asesoramiento
.Intransferible.- Porque los ciudadanos no pueden decirle a otras personas que voten en su lugar.

DEFINICIONES A CONCEPTOS  EN RELACIÓN A LOS DELITOS ELECTORALES

I. servidores públicos, funcionarios y empleados de la administración publica estatal y municipal;

II. funcionarios electorales, quienes en los términos de la legislación federal electoral integren los órganos que cumplen funciones electorales;

III. funcionarios partidistas, los dirigentes de los partidos políticos nacionales y de las agrupaciones políticas, y sus representantes ante los órganos electorales, en los términos de la legislación federal electoral;

IV. candidatos, los ciudadanos registrados formalmente como tales por la autoridad competente;

V. documentos públicos electorales, las actas de la jornada electoral, las relativas al escrutinio y computo de cada una de las elecciones, paquetes electorales y expedientes de casilla, las actas circunstanciadas de las sesiones de computo de los consejos locales y distritales, y las de los cómputos de circunscripción plurinominal y, en general todos los documentos y actas expedidos en el ejercicio de sus funciones por los órganos del instituto federal electoral; y

VI. materiales electorales, los elementos físicos, tales como urnas, canceles o elementos modulares para la emisión del voto, marcadoras de credencial, liquido indeleble, útiles de escritorio y demás equipamiento autorizado para su utilización en las casillas electorales durante la jornada electoral.

DELITOS EN PARTICULAR

DELITOS COMETIDOS POR CUALQUIER CIUDADANO

II. vote más de una vez en una misma elección;

I. vote a sabiendas de que no cumple con los requisitos de la ley;

III. haga proselitismo o presione objetivamente a los electores el día de la jornada electoral en el interior de las casillas o en el lugar en que se encuentren formados los votantes, con el fin de orientar el sentido de su voto;

IV. obstaculice o interfiera dolosamente el desarrollo normal de las votaciones, el escrutinio y cómputo, el traslado y entrega de los paquetes y documentación electoral, o el adecuado ejercicio de las tareas de los funcionarios electorales;

V. recoja en cualquier tiempo, sin causa prevista por la ley, credenciales para votar de los ciudadanos;

VI. solicite votos por paga, dadiva, promesa de dinero u otra recompensa durante las campañas electorales o la jornada electoral;

VII. el día de la jornada electoral viole, de cualquier manera, el derecho del ciudadano a emitir su voto en secreto;

VIII. vote o pretenda votar con una credencial para votar de la que no sea titular;

IX. el día de la jornada electoral lleve a cabo el transporte de votantes, coartando o pretendiendo coartar su libertad para la emisión del voto;

X. introduzca en o sustraiga de las urnas ilícitamente una o más boletas electorales, o se apodere, destruya o altere boletas, documentos o materiales electorales, o impida de cualquier forma su traslado o entrega a los órganos competentes;

XI. obtenga o solicite declaración firmada del elector acerca de su intención o el sentido de su voto, o bien que, mediante amenaza o promesa de paga o dadiva, comprometa su voto en favor de un determinado partido político o candidato;

XII. impida en forma violenta la instalación de una casilla, o asuma dolosamente cualquier conducta que tenga como finalidad impedir la instalación normal de la casilla; o

XIII. durante los ocho días previos a la elección y hasta la hora oficial del cierre de las casillas que se encuentren en las zonas de husos horarios mas occidentales del territorio nacional, publique o difunda por cualquier medio los resultados de encuestas o sondeos de opinión que den a conocer las preferencias de los ciudadanos.

 

 

DELITOS COMETIDOS POR FUNCIONARIOS ELECTORALES

I.- altere en cualquier forma, sustituya, destruya o haga un uso indebido de documentos relativos al registro federal de electores;

II. se abstenga de cumplir, sin causa justificada, con las obligaciones propias de su cargo, en perjuicio del proceso electoral;

III.- obstruya el desarrollo normal de la votación sin mediar causa justificada;

IV. altere los resultados electorales, sustraiga o destruya boletas, documentos o materiales electorales;

V. no entregue o impida la entrega oportuna de documentos o materiales electorales, sin mediar causa justificada;

VI. en ejercicio de sus funciones ejerza presión sobre los electores y los induzca objetivamente a votar por un candidato o partido determinado, en el interior de la casilla o en el lugar donde los propios electores se encuentren formados;

VII.- al que instale, abra o cierre dolosamente una casilla fuera de los tiempos y formas previstos por la ley de la materia, la instale en lugar distinto al legalmente señalado, o impida su instalación;

VIII. sin causa prevista por la ley expulse u ordene el retiro de la casilla electoral de representantes de un partido político o coarte los derechos que la ley les concede;

IX.- (se deroga).

X. permita o tolere que un ciudadano emita su voto a sabiendas de que no cumple con los requisitos de ley o que se introduzcan en las urnas ilícitamente una o más boletas electorales; o

XI. propale, de manera pública y dolosa, noticias falsas en torno al desarrollo de la jornada electoral o respecto de sus resultados.

 

 

 

DELITOS COMETIDOS POR CANDIDATOS O FUNCIONARIOS PARTIDISTAS

I. ejerza presión sobre los electores y los induzca a la abstención o a votar por un candidato o partido determinado en el interior de la casilla o en el lugar donde los propios electores se encuentren formados;

II.- realice propaganda electoral mientras cumple sus funciones durante la jornada electoral;

III. sustraiga, destruya, altere o haga uso indebido de documentos o materiales electorales;

IV. obstaculice el desarrollo normal de la votación o de los actos posteriores a la misma sin mediar causa justificada, o con ese fin amenace o ejerza violencia física sobre los funcionarios electorales;

V. propale, de manera pública y dolosa, noticias falsas en torno al desarrollo de la jornada electoral o respecto de sus resultados;

VI. impida con violencia la instalación, apertura o cierre de una casilla; o

VII. obtenga y utilice a sabiendas y en su calidad de candidato, fondos provenientes de actividades ilícitas para su campaña electoral.

 

DELITOS COMETIDOS POR SERVIDORES PUBLICOS

I. obligue a sus subordinados, de manera expresa y haciendo uso de su autoridad o jerarquía, a emitir sus votos en favor de un partido político o candidato;

II. condicione la prestación de un servicio público, el cumplimiento de programas o la realización de obras públicas, en el ámbito de su competencia, a la emisión del sufragio en favor de un partido político o candidato;

III. destine, de manera ilegal, fondos, bienes o servicios que tenga a su disposición en virtud de su cargo tales como vehículos, inmuebles y equipos, al apoyo de un partido político o de un candidato, sin perjuicio de las penas que pueda corresponder por el delito de peculado; o

IV. proporcione apoyo o preste algún servicio a los partidos políticos o a sus candidatos, a través de sus subordinados, usando del tiempo correspondiente a sus labores, de manera ilegal.

Tipos de delitos electorales que cometería un ministro de culto religioso.
• Que en el desarrollo de los actos públicos de su ministro induzca expresamente al electorado a votar a favor o en contra de un candidato, o partido político.
• Que se abstenga de ejercer el derecho al voto.

JURISPRUDENCIA Y TESIS AISLADAS EN MATERIA DE DELITOSELECTORALES


TESIS JURISPRUDENCIAL 97/2001 DELITOS ELECTORALES. LA CONDUCTA DEL CIUDADANO CONSISTENTE EN PROPORCIONAR, CON CONOCIMIENTO DE QUE ES

FALSO, UN NUEVO DOMICILIO A LA AUTORIDAD, LA CUAL OMITE VERIFICAR SU AUTENTICIDAD, ACTUALIZA LA CONDICIÓN NECESARIA

PARA QUE SE PRODUZCA LA ALTERACIÓN DEL REGISTRO FEDERAL

DE ELECTORES A QUE SE REFIERE EL ARTÍCULO 411 DEL CÓDIGO PENAL FEDERAL


Si se toma en consideración, por un lado, que en términos de lo dispuesto en el artículo 411 del Código Penal Federal a quien por cualquier medio altere o participe en la alteración del Registro Federal de Electores, de los listados nominales o en la expedición ilícita de credenciales para votar se les impondrá una pena de setenta a doscientos días multa y prisión de tres a siete años y, por otro, que el verbo alterar significa cambiar la esencia o forma de una cosa, se colige que si un ciudadano proporciona a la autoridad electoral correspondiente, mediante solicitud en la que consta su firma, huella digital y fotografía, conforme lo ordenado en el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, un nuevo domicilio con conocimiento de ser un dato falso, y la citada autoridad es omisa en verificarlo, con ese actuar culpable del ciudadano se establece una de las condiciones necesarias para que se produzca el resultado típico a que hace alusión el precepto mencionado. Lo anterior es así, con independencia de que, de acuerdo a lo establecido en los artículos 135, 138, 140, 141, 142, 143, 144, inciso 6 y 145 del Código Electoral invocado, materialmente sea a los funcionarios electorales a quienes corresponda la formación, incorporación de datos y vigilancia de su veracidad ante el Registro Federal de Electores, la elaboración del Padrón Electoral, la expedición de las credenciales para votar y la integración de las listas nominales, pues tal circunstancia no excluye de responsabilidad al ciudadano quien, al aportar datos falsos a la autoridad electoral, participó en la alteración de dicho registro, actualizándose de esta manera el nexo causal entre la acción del ciudadano y el resultado material, previsto y sancionado por el mencionado artículo 411. Además, al asentarse en el Registro Federal de Electores, listas nominales y credenciales para votar con fotografía, un domicilio falso, proporcionado con pleno conocimiento de esta circunstancia, es indudable que se lesionan los principios de certeza, legalidad, objetividad, de los que deben estar investidos esos instrumentos electorales, pues constituyen las bases para la organización de los procedimientos electorales y la emisión del sufragio universal, libre, secreto y directo.

CONTRADICCIÓN DE TESIS 72/98. Entre las sustentadas por el Primer Tribunal Colegiado del Cuarto Circuito, actualmente Primer Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del mismo circuito y el Quinto Tribunal Colegiado del, Cuarto Circuito, actualmente Segundo Tribunal Colegiado en Materia Civil del mismo circuito. 19 de septiembre de 2001. Mayoría de tres votos. Disidentes: Humberto Román Palacios y Juan N. Silva Meza. Ponente: Olga Sánchez Cordero de García Villegas. Secretaria: Rosaura Rivera Salcedo.

DELITO ELECTORAL. NO REQUIERE PARA SU CONFIGURACIÓN QUE EXISTA VIOLENCIA (CÓDIGO PENAL FEDERAL) De la recta interpretación del artículo 403, fracción X, del Código penal Federal, que establece: “Se impondrán de diez a cien días multa y prisión de seis meses a tres años, a quien: ...X. Introduzca en o sustraiga de las urnas ilícitamente una o más boletas electorales; destruya o altere boletas o documentos electorales;”, se deduce que para la configuración del ilícito previsto en dicha disposición legal no se requiere que el sujeto activo ejerza violencia, pues los bienes jurídicamente protegidos son tanto el derecho de los ciudadanos de emitir su voto como el correcto desarrollo del proceso electoral.

SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO DEL SEXTO CIRCUITO Amparo directo 425/96, Julio Martínez Martínez y Pedro Mier Montero, 16 de octubre de 1996. Unanimidad de votos, Ponente: Clementina Ramírez Moguel Goyzueta, Secretaria: Laura Ivón Nájera Flores.

Semanario Judicial de la Federación, Tomo IV, noviembre de 1996, Tesis VI. 2º. 142 P, página 424.

DELITOS ELECTORALES, DESDE EL PUNTO DE VISTA DEL RESULTADO QUE PRODUCE Y DEL DAÑO QUE CAUSAN, DEBEN CONSIDERARSE ILÍCITOS DE SIMPLE ACTIVIDAD Y DE PELIGRO . El bien jurídico protegido por los delitos electorales en sentido amplio y general es la adecuada función electoral como medio de autonomasia de expresión de la voluntad popular, en esa virtud para que se configuren los elementos del tipo que integran el delito previsto por el artículo 403, fracción V, del Código Penal Federal, no se hace necesario un resultado material consistente en que se haya atacado la libertad de ejercer el sufragio de las personas a quienes se les recabó sus credenciales de elector para que se integren los elementos del tipo, supuesto que dicha situación sería, en todo caso, el fin último tutelado por los citados precepto y fracción, esto es, una libertad individual del sufragio; se afirma lo anterior en virtud de que sobre dicha violación individual destaca el fin inmediato y general protegido por los delitos electorales que como se señaló, lo constituye un adecuado proceso electoral, para que por medio de éste se exprese la voluntad del pueblo soberano a asignar a sus representantes, así pues los delitos electorales deben considerarse de simple actividad y no de resultado, supuesto que en éstos el tipo penal se agota en el movimiento corporal o en la omisión del agente, no siendo necesario para su integración la producción de un resultado externo, así también debe considerarse delitos de peligro y no de lesiones ya que el actuar de los activos (recoger a diversas personas sus credenciales para votar con fotografía sin causa alguna prevista por la ley) origina una propensión o un riesgo para obstruir la adecuada función electoral.

SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO DEL OCTAVO CIRCUITO Amparo en revisión 59/95. Miguel Ángel Terrones Ibarra y otro, 30 de marzo de 1995. Unanimidad de votos, Ponente: Sergio Novales Castro, Secretaria: Elda Mericia Franco Mariscal. Semanario Judicial de la Federación, Tomo I, mayo de 1995, Tesis VIII. 2º. 1 P, página 356.

DELITOS ELECTORALES. CASO EN QUE NO SE CONFIGURA LA ALTERACIÓN AL PADRÓN ELECTORAL. Si los quejosos acudieron ante el módulo de atención ciudadana del Instituto Federal Electoral, para realizar el trámite de cambio de domicilio a un diverso Municipio, de la misma entidad federativa, para la obtención de una credencial para votar, no puede Considerarse que tal conducta implique una alteración en el padrón electoral, máxime que esta hipótesis es permitida por la ley de la materia, y no sería jurídicamente posible considerar que todos los ciudadanos que realicen cualquier trámite de inscripción inicial, actualización de datos o de domicilio, incurran en una conducta ilícita, y que estos trámites impliquen una modificación en el padrón electoral.

TERCER TRIBUNAL COLEGIADO DEL CUARTO CIRCUITO Amparo en revisión 160/98. Salvador Sada Badillo, 19 de mayo de 1998. Unanimidad de votos, Ponente: Juan Miguel García Salazar, Secretaria: Angélica María Torres García. Amparo en revisión 389/97. Modesto González Garza y otra, 13 de enero de 1998. Unanimidad de votos, Ponente: Ramiro barajas Plasencia, Secretario: Epigmenio García Muñoz. Semanario Judicial de la Federación, Tomo VIII, agosto de 1998, Tesis IV. 3º.

AUTORIDAD ENCARGADA DE ATENDER LOS DELITOS ELECTORALES

Fiscalía especializada para la atención de delitos electorales

Es una de las autoridades encargadas de garantizar la equidad, legalidad y transparencia de las elecciones federales y locales en los casos que resultan de su competencia.
México necesita seguir impulsando la transición democrática y consolidando los procesos a través del fortalecimiento de sus instituciones públicas, el equilibrio de poderes y la continua mejoría en la legalidad, equidad y transparencia de los procesos electorales.

Nace mediante el acuerdo del Consejo General del Instituto Federal Electoral publicado en el Diario Oficial de la Federación el 23 de marzo de 1994, en el que se encomienda al Presidente de dicho Consejo, promover ante la Procuraduría General de la República la posibilidad de nombrar un Fiscal Especial para la Atención de Delitos Electorales, con nivel de Subprocurador y que goce de plena autonomía.

El poder ejecutivo retomó la propuesta de crear la Fiscalía Especial, con nivel de Subprocuraduría y plena autonomía técnica, para conocer de las denuncias referidas a los delitos electorales, para lo cual emitió el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 19 de julio de 1994, que reformó los artículos 1º y 43, y se adicionaron los artículos 6 y 6 bis del Reglamento de la Ley Orgánica de la Procuraduría General de la República; en este último artículo se indicaba que el Fiscal actuaría con plena autonomía técnica.

CONCLUCION

Podemos concluir en primera al delito lo definimos como la conducta típica antijurídica, el delito electoral es esa conducta típica antijurídica  que vulnera nuestros derechos político-electorales podemos darnos cuenta de que no solamente los funcionario públicos los cometen sino que también nosotros como ciudadanos podemos incurrir en esos delitos, aunque muchas veces se cometen pero desgraciadamente no tenemos esa cultura de denunciarlos y dejamos que nuestros derechos sean violentados.

Como se menciona en este trabajo sabemos ahora que hay un manual para delitos electorales, pienso que este debería implementarse como cultura general para que todos sepamos qué hacer.

BIBLIOGRAFIA

Derecho electoral. Pedicone de Valls. Editorial la Rocca.

Derecho penal electoral. René Gonzales de la vega. Editorial Porrúa.

derecho.laguia2000.com

www.wikilearning.com

http://www.sipse.com/extras/ManualCiudadanoDelitosElectorales.pdf

http://www.pgr.gob.mx/fepade/